.


Estos son algunos de los puntos a considerar a la hora de elegir un socio para formar una empresa. Son puntos de verdad muy importantes extraídos de la experiencia vivida en la realidad, de experiencias dolorosamente fracasadas y de otras reconfortantes y muy exitosas.
.
Muchos de estos consejos pueden parecer increíblemente tontos pero igualmente increíble es que no siempre los inversionistas lo apliquen.
.
Aquí van esos puntos:
.
1- Amistad:
Evidentemente que la mejor manera de planificar una empresa es entre amigos ya que ellos se conocen, saben sus potencialidades, sus fortalezas y debilidades. Esto puede ser a la vez una espada de doble filo porque si no se dejan en claro a tiempo todos los puntos puede en un futuro haber discrepancias que hacen que se disuelva la sociedad y se pierdan los amigos.
.
El consejo por lo tanto es asociarse entre amigos pero dejando en claro los siguientes puntos:
.
• Quien asumirá la Gerencia
• Cuanto capital aportará cada uno
• Como será el reparto de utilidades
• Como se toman las decisiones: Unilateralmente dando luz verde en todo al Gerente o consultándose entre socios.
• Como se harán las inversiones: Cada quien que aporte su punto de vista.


2- Confianza en el Socio:
A veces tenemos amigos en los que no confiamos. Podemos verlos en reuniones, compartir un rato con ellos pero sabemos que no son de fiar. Puede que no sean malas personas pero por poner un ejemplo de entre muchos: si sabemos que uno de nuestros amigos tiene problemas con la bebida es aconsejable no asociarse con él. No todos los borrachos son malas personas pero casi todos los borrachos son irresponsables. Ese tipo de amigos ni se les ocurra tomarlos como socios.

3- Confianza en el Proyecto:
Podemos llenar por completo los anteriores requisitos pero si dudamos que el proyecto a emprender no sea rentable es preferible no asociarse.
.
Esto puede resolverse sacando cuentas. He visto comerciantes emprender negocios confiando solo en su intuición y esto no basta. Habrá muchos que si habrán logrado sus éxitos de esa manera pero también es cierto que es la que más fácil lleva al fracaso.
.
Estamos en una era muy competitiva y la incertidumbre se disminuye si dedicamos una parte del tiempo a planificar la empresa, a sacar cuentas reales o muy cercanas a la realidad de cuanto serán los ingresos, cuales los costos y cuales los gastos.

4- Consenso:
Las decisiones deben tomarse por consenso. A menos que un socio tenga más peso por haber colocado mas capital. Por supuesto que la palabra de el pesará mas aunque tampoco debe convertirse en una dictadura.

5- Comunicación:
Pregúntate que tan buena es la comunicación entre tus posibles socios y tú y como puede mejorarse. Es imprescindible que si vas a asociarte mantengas una muy buena comunicación con tus socios.

6- Respeto por los Objetivos individuales:
En toda sociedad coexisten los objetivos de la empresa con los objetivos de los trabajadores. Aunque los objetivos de la empresa normalmente coinciden con los de los socios también los socios tienen objetivos particulares como los que implica el matrimonio, estudios propios, crianza de los hijos, etc.
.
Los socios deben comprender estos objetivos particulares de cada quien y respetarlos no poniendo solo los objetivos de la empresa como si fueran los únicos y prioritarios.

7- Honestidad:
Algunos creen que, por cualquier motivo merecen más ganancias por sus esfuerzos que los que en realidad perciben y consideran injusto que su socio esté igualado en las ganancias con él.
.
En vez de hablarlo optan por ser deshonesto con su socio ya sea tomando porciones más grandes y ocultándolo en la contabilidad o de cualquier otra manera. A la hora de asociarse se debe tener claro que tan honesto es el socio.


Sigue estos consejos y así como se deben escoger bien los amigos deben escogerse bien los socios. Esto asegurará que comenzarás tu negocio preocupándote solo de la marcha del mismo y no de si tu socio es plenamente confiable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada